Las mentiras en Cajamarca

Rocío Silva Santisteban

1) No se quiso dialogar: como recuerda Salomón Lerner en una entrevista reciente en este diario cuando Óscar Valdés optó por imponer el estado de emergencia en Cajamarca se cortó con el proceso de diálogo, si se hubiera permitido que las dirigencias consultaran con sus bases, se habría abierto un proceso difícil pero posible hacia un diálogo legítimo.

2) La movilización está dirigida, promovida y manejada por Saavedra, Santos y Arana: la realidad es que la movilización está dirigida por dirigentes ronderos de Sorochuco, Huasmín, La Encañada, Llaucán, Hualgayoc, Chugur, El Tambo, Llanguat entre otros, por rondas urbanas, asociaciones de mercados, frentes de defensa ambiental, federaciones de estudiantes de universidades públicas y privadas, gremios locales de la CGTP, CUT, así como profesores del Sutep de las 13 provincias de Cajamarca, que en casi todo momento les están poniendo la agenda a los primeros mencionados.

3) Las movilizaciones están financiadas por el narcotráfico y las ONG internacionales: totalmente falso, las movilizaciones están básicamente autofinanciadas por los cientos de comités de rondas campesinas, ganaderos, pequeños comerciantes y algunas instituciones incluyendo a las franciscanas y los franciscanos como Isaac Chaguano Murrieta, prior de la Iglesia.

4) En Cajamarca la población está dividida en 50% Congavá/ Conganová: las áreas rurales de las 13 provincias de Cajamarca están en su mayoría opuestos al proyecto según encuesta del Grupo Norte citada por el diario Gestión. En la ciudad una mayoría es indiferente, un grupo muy activo está en contra del proyecto y otro grupo lo respalda y cuenta con el poder mediático no solo de Cajamarca sino de Lima (Willax, Althaus, Peru21, las increíbles editoriales de El Comercio y las fuerzas de choque de Correo).

5) Los muertos en Celendín fueron causados por piedras: todos los datos médicos, fotografías y videos que circulan en redes prueban que los muertos fueron baleados por armamento israelí Galil que utilizan las Fuerzas Armadas.

6) Los dos policías heridos en Celendín fueron por balas de armamento usado por la población: hoy jueves personalmente estuve en el Hospital Regional de Cajamarca y, según información recogida de los médicos ahí, los policías tienen heridas superficiales de roces por quemadura que pueden haber sido de cohetes, fuegos artificiales u otros artefactos pirotécnicos.

7) Marco Arana estaba azuzando a la población y se resistió a la autoridad cuando fue capturado por una orden del fiscal: los videos que circulan en las redes contradicen el canallesco editorial de El Comercio, que sostiene esta mentira absoluta: no hubo orden de captura, Arana estaba sentado en un banco en la plaza e imposible poder resistirse a los golpes en los riñones de 25 a 30 policías.

8) La población es pacífica: la población, ya sea con cohetes, fuegos artificiales o gasolina, ha quemado totalmente la oficina de serenazgo de la Municipalidad de Celendín, motivo por el cual empezaron los hechos que ocasionaron 4 muertos, múltiples heridos y 19 detenidos. Las movilizaciones pacíficas que duraron un mes completo en la ciudad de Cajamarca fueron posibles debido al liderazgo del Comando Unitario de Lucha y al respaldo decidido de los ronderos. El desborde se produce con el cierre institucional de todos los canales locales junto con una movilización de construcción civil y la ira de la población frente a las declaraciones del alcalde.

Enviada por Danilo de Assis Clímaco.

Deixe uma resposta

O comentário deve ter seu nome e sobrenome. O e-mail é necessário, mas não será publicado.